PORTO SEGURO


Es en la Ciudad Histórica que se encuentra la Pousada Populi, una casa que data de los primeros años de la colonización portuguesa, rica en historia y encanto... No te pierdas la oportunidad de descubrir la verdadera cultura de este país.






Estamos en la parte meridional del estado de Bahía, a 700 km. al sur de su capital, Salvador. Este tramo de costa virgen todavía se refleja en las descripciones detalladas de la Carta do Descobrimento, la famosa carta escrita por Pero Vaz de Caminha, secretario del Almirante Pedro Alvares Cabral, comandante de la flota que el 22 de abril 1500 llevó los primeros portugueses a las costas brasileras.

El valor histórico y natural de Porto Seguro es indiscutible. Fue elegido Patrimonio Histórico Nacional por el IPHAN (Instituto Nacional del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional) en 1973, y Patrimonio Natural de la Humanidad porla UNESCO en el año 2000. Grandes reconocimientos nacionales e internacionales.

El sitio histórico de la ciudad alta fue uno de los primeros centros habitados de Brasil. Visitarlo, con su típica y original arquitectura colonial, es como retroceder en el tiempo. Los edificios, bajos y de colores, de los primeros años de la colonización, se pueden visitar todavía hoy, de día o de noche, lo que los hace aún más fascinantes por el efecto de la iluminación.

La visita a las iglesias, entre las primeras construidas en Brasil, y al Museo del Descubrimiento (Museu do Descobrimento), te dará una visión completa y significativa de este lugar único y encantador.

---------------------

Arraial d'Ajuda




Descubierto por el movimiento hippie de los años '70, Arraial d'Ajuda ha conseguido fama internacional con su elegante simplicidad. Seducidos por su atmósfera especial, aventureros de los países más diversos llegaron y se asentaron allí, transformando Arraial “en la intersección del mundo", como es comúnmente conocido.

Un lugar cosmopolita y crisol de culturas diferentes: música, arte, gastronomía y tolerancia, sobre todo, para vivir libremente.


De día deslumbran las hermosas playas de agua transparente y las "barracas" con sus sabrosos platos (pescado y langostinos) y música. Pero es la noche que caracteriza las vacaciones en este rincón del paraíso, con sus restaurantes típicamente exóticos, y los locales llenos de encanto y bellos ritmos.
---------------------

Trancoso





Nació en 1586 como un distrito de un asentamiento de los jesuitas llamado Sao João Batista dos Indios.

Trancoso actualmente representa uno de los objetivos más exclusivos del turismo de elite, ya que logra combinar perfectamente la simplicidad con una sofisticada elegancia.

Con la llegada del turismo, las casas se transformaron en posadas, negocios de artesanías, restaurantes y bares. Árboles centenarios circundan el Quadrado, la plaza hacia donde asoman las casas. Una pequeña iglesia barroca concluye el escenario.

Más allá de la iglesia se vislumbra una maravillosa vista de las largas y fascinantes playas de Trancoso, entre las más bellas de toda la  costa: Rio da Barra, con las escolleras blancas y rojizas, Praia dos Nativos, Praia do Expelo, Praia de Pedra Grande.

Las noches de Trancoso se acompañan de las notas de la música que cada local propone: sensuales y apasionantes bailes tropicales. No sólo la samba, porque aquí se puede bailar también al ritmo del frevo, la lambada y el forrò.
---------------------

Caraiva









En un triángulo de tierra entre el océano, el río y Mata Atlántica se encuentra uno de los lugares más mágicos de Brasil. Por su autenticidad ha sido llamado el reino de Yemanjá, la diosa sirena, mujer del mar y del océano.

Con las calles de arena y las características casas, Caraíva, un pueblo de pescadores, ofrece el don de la verdadera paz y tranquilidad. El río Caraíva, que es necesario cruzar para quienes llegan desde el continente, avanza sinuosamente en medio de la selva, la Mata Atlántica.

Podés remontar el río desde su desembocadura y adentrarte en la densa vegetación, llegando hasta la Quebra Pote y desde allí, subirte a un caballo y visitar la reserva indígena de Monte Pascoal y el pueblo de los indios Pataxó de Barra Velha.

Sus playas claras son ideales para largos paseos a pie o a caballo. Hacia el norte se encuentra la Praia Satú y la pequeña bahía de Curuípe, entre las más bellas de todo Brasil.

Hacia el sur se encuentra la Punta de Corumbau, donde el faro, con su "ojo" ilumina para los navegantes lel arrecife Itacolomi, la barrera natural de rocas, reconocido como uno de los mejores lugares para bucear y practicar snorkeling. Así como un poco más hacia el norte se encuentra el arrecife Tatuaçu, a 1 km. de Caraíva, excelente para el buceo y la pesca.
...............................................................